El Design Thinking es igual a hacer que las cosas sucedan. Ya no se trata de una evaluación de curvas de oferta y demanda en el mercado, sino más bien de una necesidad de diseñar los mercados. Te invitamos a leer más del tema aquí.

Design Thinking

En palabras de Tim Brown, profesor de la escuela de Ingeniería de Standford y creador de la muy importante consultora IDEO, el Design Thinking se trata de una disciplina “que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas, con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios, puede convertir en valor para el cliente y en una oportunidad para el mercado”.
El Design Thinking es igual a hacer que las cosas sucedan. Ya no se trata de una evaluación de curvas de oferta y demanda en el mercado, sino más bien de una necesidad de diseñar los mercados.
Como dice Tim Brown, se debe hacer coincidir a las personas, la tecnología y al negocio, esto se refiere a que las empresas y negocios deben encontrar la manera en la cual puedan trabajar en el traslape de estos tres aspectos.
El proceso del Design Thinking es de la siguiente manera:
  • Entender: Definir el problema, aclarar quién es el usuario, priorizar el proyecto, determinar lo exitoso del proyecto y establecer un glosario de términos.
  • Observar: Analizar el problema y recordar los obstáculos existentes, recoger ejemplos de otros intentos de resolver el mismo problema, analizar los implicados del proyecto, los inversionistas, y los críticos, hablar con sus usuarios finales ya que ellos tendrán ideas y tener en cuenta las opiniones de los líderes.
  • Definir: Definir tiempo, escasez de recursos, base de clientes, un mercado, etc. Prestar atención a los usuarios extremos: niños o ancianos, por ejemplo. Preguntarse cómo puede ayudar esta nueva tecnología y organizar la información y sintetizarla.
  • Idear: Identificar las necesidades y motivaciones de los usuarios finales, generar tantas ideas como sea posible, registrar su sesión de lluvia de ideas, no juzgar ni debatir ideas y durante la lluvia de ideas tener una conversación a la vez.
  • Prototipar: Combinar, ampliar y refinar ideas, crear bocetos, modelos, maquetas, storyboards y prototipos, buscar la retroalimentación de los usuarios finales, presentar una selección de ideas para el cliente y crear prototipos reales para trabajar en ellos.
  • Testear: Recoger la retroalimentación de los consumidores, determinar si la solución cumplió con sus objetivos, discutir lo que podría mejorarse, medir el éxito recogiendo datos y documentar.
Cabe recalcar que estos pasos son consecutivos, sin embargo, existen ocasiones en las que es necesario regresar a etapas anteriores conforme se van detectando fallas o problemas en el proceso de diseño.
Es importante hoy en día este proceso ya que es una de las alternativas que se tiene para la generación de innovación. En BBM Advance estamos en búsqueda constante de la mejora de tu empresa en esos traslapes de personas, tecnología y tu negocio que te ayuden a generar una mejor posición en el mercado, que tu empresa crezca y que genere valor para la misma y para tus clientes.
Posted in Innovación.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *