La mentalidad emprendedora que necesita cada empleado

Algo indudable en estos días es que existe un enorme impacto en la manera de trabajar de cada persona dependiendo de la mentalidad que esta tenga. Una buena empresa es aquella capaz de adaptarse al cambio, y parte de esa adaptación es producto del trabajo de cada uno de los empleados que trabajan en ella, es por ello, que la empresa debe ofrecer oportunidades de crecimiento y espacios que propicien la innovación y creatividad de cada persona que labora ahí. Si la empresa ofrece estos espacios entonces el personal podrá ser capaz de desarrollar una mentalidad emprendedora. Pero, ¿Qué es tener una mentalidad emprendedora? Bueno, las diferencias entre los emprendedores y las personas que no lo son, suelen ser muy marcadas. Algunas características de los emprendedores son:
  1. Todo se comporta como un ecosistema. La verdad es que muy pocas cosas en los negocios pueden analizarse de forma individual, vivimos en un mundo en el cual existe una alta dependencia, por ejemplo, un mercado depende de otros, las estrategias se mueven en relación con la competencia, la producción se mueve en base a la demanda y viceversa… Y los emprendedores lo saben.
  2. Piensan de manera global. Un buen emprendedor no sólo piensa en un negocio a nivel local o regional, él sabe que hoy en día la competencia es global y que la tecnología ha hecho que nuestro mundo se haga más chico. Por lo que ya es necesario tener una visión más allá de lo que se ve para que exista esa empresa que valga 1,000,000 de dólares.
  3. Comparte sus ideas y escucha a los demás. Puede que te hayas encerrado 1 año pensando la idea que puede cambiar al mundo, pero cuando sales te das cuenta que no es lo que pensabas. Los buenos emprendedores definen la idea, la conectan (escuchan y comprenden a otros), la reinventan y luego emprenden.
  4. Entienden que el mundo es de quien sabe aprender. Puede que creas saber todo del negocio por experiencia, pero solo los buenos negocios son aquellos que aprenden, desaprenden y vuelven a aprender. Los emprendedores lo hacen y hoy en día, es necesario debido al mundo en el que vivimos lleno de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad.
  5. Saben trabajar en equipo. Y con equipo no nos referimos a departamentos, sino equipos de trabajo multidisciplinarios que cooperan y generan dependencia para lograr una meta en común.
Estas y muchas más características deben ser parte de la mentalidad de cada empleado. Probablemente los emprendedores sean inexpertos, pero ideas como estas, han hecho de esos inexpertos, los nuevos líderes mundiales de negocios. El mundo está cambiando a pasos agigantados y se debe apostar mucho más sobre el principal activo de una empresa, las personas. Si la mentalidad de las personas cambia, los resultados cambian.
Posted in Capital Intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *