Distribución de Poder

«En el lugar de trabajo, cuanto mayor es la cantidad de poder disponible, más iniciativas pueden tomar las personas»
BBM Advance
Muchas veces las personas y sobretodo en las empresas, en este siglo más que en otros, se enfrentan a una desenfrenada competencia, donde no solo abundan los productos, si no que a su vez encontramos una gran variedad de precios, lo cual nos indica que los antiguos diferenciadores (calidad y precio) no son suficientes para lograr hacer que tu empresa sea líder de mercado.
Las empresas tienen un activo que a pesar de lo complicaciones actuales logrará llevar a tu firma al lugar donde la quieres llevar, este activo son las personas y la distribución de poder entre ellas.
Pero primero debemos definir, ¿Qué es el poder? Poder es la capacidad que tiene una persona de que los demás hagan lo que él quiera en el tiempo y forma que él dicte.
Muchas veces en las empresas se llega a confundir la autoridad con poder. La autoridad es una forma legítima que te permite aplicar el poder,  he aquí una de las principales oportunidades que tienes para mejorar la operación de tu empresa.
Imaginemos que eres el manager de una gran cadena de hoteles y a tu cargo tienes solo un hotel, buscas que lo ejecutivos pongan a tu cargo más, pero su argumento para no hacerlo es que año con año la ocupación y venta de cuartos ha caído. Debido a esto fijan una meta de incrementar un 10% la ocupación del hotel en solo 2 años y así pondrán otros dos hoteles a tu cargo. El manager incentivado puso en marcha un plan elaborado donde se reestructuro todo desde la forma de operar del hotel hasta mandar personal de recepción a cursos para mejorar sus habilidades interpersonales;  al término del primer año las cosas seguían empeorando, se vendían menos cuartos y cada vez menos personas ingresaban buscando informes sobre precios  habitaciones. El manager en la desesperación por saber por qué las personas no rentaban cuartos tuvo la idea de hablar con las personas de recepción acerca de que era lo que pasaba, justo ahí hizo un descubrimiento impresionante. Las recepcionistas son la imagen inmediata del hotel pues ellas son las que conviven a diario con los clientes, atienden sus quejas y por tanto tienen que soportar malos tratos, para evitar esto las recepcionistas tomaron “medidas” por medio de las cuales evitarían los malos tratos y esto consistía en tener siempre cuartos de repuesto, para que en el momento que un cliente expresara su descontento de forma inmediata fuera cambiado de cuarto, esto claro que significa grandes pérdidas pues son cuartos que no se vendían.
La solución: una correcta distribución de poder. El manager dio un poco de poder a las recepcionistas sobre las mucamas que consistía en que las personas que limpiaban tenían como obligación revisar las causas más comunes de descontento de los huéspedes (aire acondicionado, televisión, problemas con el baño, etc.) al momento de hacer el aseo e inmediatamente reportarlo a recepción, para que la recepcionista con su nuevo poder agilice a mantenimiento para que tome acción y solucione el problema antes de que suceda. Con esto se eliminaron los cuartos de “reserva” y el descontento de los clientes, lo que tuvo repercusión sobre la ocupación del hotel.
Este simple ejemplo muestra como un cambio de roles, aumenta la cantidad de poder con la que cuenta el personal. Es muy importante que en tu negocio identifiques si existe un problema con el uso de poder y que seas capaz de aplicar una medida para su uso correcto. Identificar el problema no es cosa sencilla pero una vez identificado, con la correcta dirección, la solución se tornará de la manera más sencilla.
Posted in Gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *