NPV

Un buen método para las decisiones de inversión

“Los consumidores exigentes generan ciclos de vida de los productos cortos e inversiones que demandan mejores análisis”
El ciclo de vida los productos se conforma de 4 etapas: introducción, crecimiento, madurez y declive. En la actualidad el tiempo que transcurre de la introducción al declive de un producto es aproximadamente  de 4 a 6 meses dependiendo del producto, un ejemplo de esto es la empresa Apple donde continuamente introducen productos al mercado, logrando ventas de millones de dólares que en cuestión de meses  ya reporta perdidas.
Esto nos indica que aunque en el mercado se debe innovar continuamente, para no correr el riesgo de quedar fuera. Se debe tener particular cuidado cuando nos encontramos realizando una inversión puesto que si no se realiza un análisis detallado de los números, un solo producto podría llevar a la ruina a una compañía. Para tomar las decisiones correctas se deben tomar en cuenta elementos de variación y análisis como la definición de los criterios, los flujos de efectivo, el riesgo y los retornos de inversión. Es importante mencionar que no existe un único criterio para tomar dicha decisión. Sin embargo, los factores económicos tienden a dominar ya que nos ayudan a reducir riesgos y consumos innecesarios de capital. Creemos que el mejor método es utilizar los valores presentes netos y futuros por dos simples razones:
  1. Refleja el riesgo que se corre al hacer una inversión.
  2. Es aditivo
Este método te permite observar el comportamiento de los flujos para determinar en qué momento se cuenta con mayor estabilidad en el tiempo y así hacer oportuna una reinversión para la nueva generación de valor. Una empresa productora de alimentos enlatados busca ampliar su producción y generar un nuevo producto, para el cual se ha diseñado un nuevo proyecto en donde se podría obtener un nuevo producto y al mismo tiempo producir los alimentos con la misma calidad que la de antes. Al analizar el proyecto utilizando la Tasa Interna de Retorno, se pronosticaba un incremento en utilidades a largo plazo. Sin embargo el gerente de producción no contento realiza un análisis a valor presente y determina, que debido a la gran inversión que significaba sustituir un proceso, a la larga resultaría más costoso que simplemente continuar con la producción normal, la respuesta implementar el proyecto conservando una segunda línea con el viejo proceso. El VPN arrojaba un  mayor valor y en menos tiempo que la tasa de descuento.
Un VPN positivo quiere decir que nuestro proyecto es capaz de generar suficiente dinero para que recuperemos lo que invertimos en él y además nos quede una ganancia.
Posted in Estrategia, Negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *