que-es-design-thinking

¿Qué es el Design Thinking? Y cómo se aplica a la solución de problemas.

“Pensar como un diseñador puede transformar la forma en que desarrolla productos, servicios, procesos e incluso estrategias.” – Tim Brown

El Design Thinking es una metodología que inicialmente estaba muy relacionada con el diseño de productos. En los últimos años ha ido evolucionando y se ha convertido en una herramienta generadora de innovación. Puede ser utilizada tanto en productos como en el desarrollo de servicios, mejora de procesos, definición de modelos de negocio o la mejora de la experiencia del usuario.
Una de las características fundamentales del Design Thinking es que está centrada en el usuario, en los problemas que  se le pueden plantear y en la empatía. Es primordial hacer previamente una composición del lugar, tener conciencia de donde estamos y qué necesitamos. En primera instancia se debe plantear el problema que queremos resolver e incluso generar nosotros nuevos problemas, nuevas interrogantes, nuevos cuestionamientos para poder generar un panorama completo y de este modo analizar el problema en 360°. Se debe ser curioso y cuestionar todo, nada es absoluto, ver hasta el mas minucioso de los detalles. La empatía es una parte fundamental de ésta metodología, de esta manera podemos integrarnos con el entorno y tratamos de adaptarnos a él. El ambiente y el usuario nos condicionan y hay que conocerlos, entenderlos y relacionarnos con él.

Acciones fundamentales del Design Thinking.

El Design Thinking se basa en 5 acciones fundamentales que se deben realizar para llegar a la solución del problema. Como ya se ha mencionado anteriormente, es un modelo que se puede aplicar a la innovación de productos y servicios. Se le puede dar un enfoque a la mejora de la experiencia del usuario también.

Empatizamos.

Comenzamos con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios que estemos buscando y también de su entorno. Debemos ser capaces  de generar soluciones consecuentes con sus realidades.

Definimos.

Durante la etapa de definición filtramos la información recopilada durante la fase de Empatía y nos quedamos con lo que realmente aporta valor y nos lleva al alcance de nuevas perspectivas interesantes. Identificaremos problemas cuyas soluciones serán clave para la obtención de un resultado innovador.

Ideamos.

La etapa de idealización tiene como objetivo la generación de cuantas más opciones es mejor. No debemos quedarnos con la primera idea que se nos ocurra. En esta fase, las actividades favorecen el pensamiento expansivo, no hay límites y no tenemos que tener prejuicios de valor. Todo puede valer y en muchas ocasiones las ideas más raras son las que generan las soluciones más innovadoras.

Prototipamos.

Se debe construir un modelos rápido que nos ayudará a dar forma a la idea o concepto que tenemos. En este momento ya se cuenta con algo físico que podemos empezar a analizar o en el caso de una aplicación, una base con la cuál podemos empezar a trabajar.
La idea general de hacer un modelo o prototipo rápido conecta con la idea de Producto Mínimo Viable (MVP por sus siglas en inglés) de la metodología Lean StartUp. La idea es generar algo que no nos consuma demasiados recursos ni demasiado tiempo para pasar a la fase de pruebas.

Testeamos.

Enlaza con la fase anterior en la que habíamos creado el prototipo. Ahora lo probamos con la ayuda del público objetivo hacia el que se orienta la solución que estamos desarrollando. Una vez obtenido el feedback, incorporaremos las conclusiones para mejorar la solución que buscamos. Es importante realizar esa retroalimentación para hacer la mejora del prototipo, aprender de los errores y mejorarlos, de este modo acercarnos a la solución del problema y de una manera más personal al sector de mercado que va dirigido nuestro producto o servicio.
La parte más importante del Design Thinking es la generación de ideas y ver el panorama general de nuestro problema para con ello llegar a la solución del mismo, para ello se puede hacer uso de técnicas como lo son el SCAMPER, que se enfoca en el cambio de la función de las cosas como si tuvieran una nueva función o utilidad, el Customer Journey, que se centra en la experiencia del usuario en una app, un producto o un servicio y para ello es necesaria la recolección de datos, y el uso de mapas mentales por medio del cuál se favorece la propuesta de ideas en base a las conexiones que tiene con ideas anteriores o con la conexión con conceptos.
Para que el Design Thinking se desarrolle es necesario favorecer un entorno creativo. Con espacios especialmente adaptados para que el pensamiento creativo pueda fluir. De esta manera mejorar la generación de ideas y propuestas de solución a los problemas.
Posted in Capital Intelectual, Innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *